Así vivimos la concentración contra la Siniestralidad del 16 de enero.

Hacía frío en la calle. Aún así, en esa calle es habitual, había mucha gente yendo y viniendo. Como siempre, desplegamos nuestra pancarta blanca grande… y las pequeñas negras. Una vela encendida en el centro. Un cartelillo con las iniciales del hermano muerto en el tajo… Y el silencio.

Quizá con esto hubiera bastado. Pero, como en otras ocasiones, explicamos qué estábamos haciendo ahí, dimos norte de las raíces cristianas que nos empujan a portar nuestras pancartas. Y sobre todo, tuvimos muy presente a éste jornalero, a su familia, y a todas aquellas personas que sufren la falta de salud en el trabajo.

concentracionHOAC03

Repartimos y leímos el comunicado. Y desgraciadamente, nos despedimos hasta la próxima ocasión en que tengamos que repetir este ritual.

Aún así, seguimos peleando para que la Justicia se vaya haciendo realidad. Para que nuestro Mundo sea un poco más parecido al Reino cada día.

¿Y tú? Seguro que ya estás en marcha con los mismos objetivos… ¿Nos acompañas en el camino?

Un pensamiento en “Así vivimos la concentración contra la Siniestralidad del 16 de enero.

  • 18 enero, 2015 en 11:00 AM
    Enlace permanente

    En esta ocasión fueron muchas las personas sensibilizadas con este problema las que participaron en la concentración, y de ámbitos diversos, quería agradecer su esfuerzo para solidarizarse con el jornalero y su familia y para reclamar que la persona es lo primero.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *