APROXIMACIÓN A LA HISTORIA DE LA HOAC DE CORDOBA

IV LAS SEMANAS NACIONALES

IX Semana Nacional de la HOAC (Bilbao 1954)

            Desde el comienzo de su andadura, militantes de la HOAC de Córdoba asisten y participan en la práctica totalidad de las semanas nacionales celebradas, acentuando las de Madrid (en distintos años), Bilbao (1954), Toledo (años 58, 59 y 61), Valladolid (1960), etc. Resaltamos de forma especial dos de ellas:

  1. La IV Semana Nacional celebrada en Ávila (1949) cuyo tema de fondo fue “por lo social al Espíritu”, donde Fray Albino impartió una ponencia.
  2. La XIV Semana Nacional de Toledo (1959), en la que “en consonancia con el contexto de estabilización económica su tema central fue: repercusiones de la situación económica en los planos cultural, económico y social[1]. En ella Diego Delgado impartió una importante ponencia sobre el “Plan de Estabilización” con el que el régimen franquista pretendía romper con la autarquía e iniciar un periodo de crecimiento económico.
Asistentes de Córdoba a la IX Semana Nacional (Bilbao 1954) en una escapada al Monte Igueldo en San Sebastián

            Sin embargo, para la HOAC de Córdoba la que merece especial atención por su repercusión para la diócesis fue, sin duda, la XI Semana Nacional celebrada en la capital cordobesa del 9 al 15 de septiembre de 1956 y que tuvo como hechos clave la asistencia de delegados de la FIMOC (Federación Internacional de Movimientos Obreros Católicos) y la celebración de sesiones conjuntas, por primera vez, con la I Semana Nacional de la HOACF (Hermandad Obrera de Acción Católica Femenina) para tratar temas como el de la familia, el mantenimiento del hogar, etc.

            El trabajo de la semana, cuya organización corrió a cargo de la CD de Córdoba, “se preparó con encuestas anteriormente divulgadas, además de ponencias editadas y recopilaciones de textos pontificios”.[2]

            Tuvo lugar en el Seminario Diocesano y, como anécdota, que puede servir para ilustrar tanto las condiciones (en ocasiones precarias) en las que se celebraban, como también las relaciones que existían entre la HOAC y sus militantes con determinados sacerdotes, así como la intervención providencial de Fray Albino (una más de las muchas que tuvo para con la HOAC), queremos contar aquí la siguiente:

            La XI Semana Nacional, como muchas otras, tuvo una serie de inconvenientes en la organización. Uno de ellos y esencial fue el lugar de celebración. Estaba previsto que se hiciera en el Seminario Diocesano, pero al ser en septiembre, aún no había dado comienzo el curso escolar, por lo que los seminaristas permanecían de vacaciones. Se disponía del salón, se disponía de los dormitorios y de las camas, pero no era posible disponer de los colchones (propiedad de los seminaristas) ni de ningún tipo de ropa de cama o accesorio, que los seminaristas, cada final de curso, se llevaban a sus domicilios.

            Para resolver este problema hubo de intervenir D. Juan Font que haciendo uso, una vez más, de su capacidad para influir, consiguió que un tal Illescas, que regentaba un establecimiento de colchones, los ofreciera con todo lo necesario para que se pudiera celebrar la semana.

            Solucionada la cuestión, apareció un segundo y más grave inconveniente. El padre Cuenca, que estaba en aquel tiempo en el seminario, manifestó su oposición a que la semana se celebrara allí. La CD, entonces, se pone en contacto con Fray Albino para exponerle la situación. Fray Albino recomienda buscar por todos los medios un lugar de celebración alternativo. “Si no lo encontráis, diga el Padre Cuenca lo que diga, nosotros vamos a celebrar aquí, en el seminario la Semana Nacional”. Se trabajó intensamente, sobre todo en colegios de órdenes religiosas, pero no fue posible encontrar un lugar capaz de alojar las aproximadamente 300 personas en que se calculaba la asistencia. De vuelta a Fray Albino, este mantuvo su palabra concediendo el permiso para que se celebrara en el seminario.

            Concluida la semana hizo llamar a la CD de Córdoba para felicitarla y expresarle el impacto positivo que el desarrollo de la semana le había causado. A partir de ahí, la HOAC de Córdoba tuvo acceso al Seminario Diocesano, al que acudía a explicar a los seminaristas una vez al mes las condiciones y circunstancias del mundo del trabajo, así como la propia organización de la HOAC (hay que tener en cuenta que en esos años el seminario, a diferencia de la época actual, era un auténtico hervidero de vocaciones).

            Es de justicia reconocer que la XI Semana Nacional tuvo una gran repercusión, tanto por la buena asistencia y participación de los militantes, como por la extensión que de ella se hizo a la sociedad cordobesa mediante el esfuerzo militante de difusión y la cobertura prestada en los medios de comunicación.

V LA REPRESIÓN

            A medida que los militantes de la HOAC de Córdoba iban creciendo en conciencia, también iba aumentando su compromiso con el mundo del trabajo, destacando:

  1. La labor desarrollada en los comités de empresa de la época de las principales industrias cordobesas.
  2. El fortalecimiento del sindicato CC.OO.
  3. El papel protagonista de algunos militantes de la HOAC en la firma de los primeros convenios colectivos.
  4. Las actividades de formación encaminadas a crear conciencia en las bases trabajadoras del sistema social injusto en el que estaban inmersos y de la necesidad del cambio.
  5. Los cursillos y un largo etc.

            El desarrollo de este compromiso, que en la HOAC fue conocido como “el compromiso temporal”, tuvo repercusiones importantes fundamentalmente por el progresivo recelo de las autoridades civiles y la policía, lo que provocó no pocos momentos de tensión, al margen de la vigilancia casi constante a que se sometió a los militantes de la HOAC y a la propia organización. Algunos ejemplos significativos fueron:

  1. Suspensión de la publicación ¡ADELANTE!, antes citada.
  2. Detención de Diego Delgado, que fue retenido durante largas horas en Comisaría.
  3. Suspensión de actos y reuniones. En Cañero, ante el Plan de Estabilización, se organizaron unas conferencias y se repartieron impresos al público. D. Bartolomé dio el visto bueno con el sello de la parroquia. Este escrito fue a parar, no se sabe cómo, a manos de la Brigada Social que no tardó en ir a detener al autor. D. Bartolomé se hizo responsable (no lo detuvieron, pues arrestar a un párroco tenía sus inconvenientes, aún en el régimen), pero suspenden los actos.
  4. Suspensión de la conmemoración del 1º de mayo, que la HOAC quería celebrar multitudinariamente en el Gran Teatro con la presencia de Fray Albino y la participación de Morillo (quizá él fuera la causa) y el padre Carlos. El mismo día de la celebración la policía y los llamados “grises” (Policía Nacional Antidisturbios), rodearon totalmente el Gran Teatro no permitiendo el acceso a nadie. El acto fue suspendido por el Gobernador Civil.
  5. Presencia de delegados gubernativos en actos y asambleas de la HOAC de Córdoba.
  6. Presencia de policía secreta en las homilías de sacerdotes de la HOAC.
  7. Citación a Antonio Navarro para comparecer ante el Tribunal de Orden Público, acusado de hablar de Lenin y Marx. Fray Albino lo impide.
Antonio Navarro Sánchez (Consiliario de la HOAC de Córdoba)

            Antonio Navarro, en su libro apuntes para una historia de la HOAC en la diócesis de Córdoba (pág. 135) relata un suceso relacionado con lo dicho anteriormente: “vino un militante de la HOAC Nacional para decirnos, al oído, que la policía tiene orden de echar su coche encima de nosotros y decir luego que ha sido un accidente. También, que van a buscar el desprestigio moral de alguno. De lo primero tengo la experiencia, tal vez accidental, que al salir de la calle Eduardo Dato, del despacho de D. Rafael Sarazá, que llevó siempre nuestros asuntos, un coche de la policía se me echó encima y gracias a mis rápidos reflejos pude evitarlo”.

            Todo ello no hizo sino elevar el prestigio creciente que la HOAC de Córdoba y sus militantes se habían ganado ya en el seno del mundo obrero y del incipiente movimiento obrero que comenzaba a despertar.


[1] Las referencias y contenidos de las semanas nacionales están recogidas del libro Aproximación a la historia de la HOAC 1946-1981, págs. 289-30 de Basilisa López García.

[2] Ibídem.

Un comentario en «APROXIMACIÓN A LA HISTORIA DE LA HOAC DE CORDOBA»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.